México ocupa un lugar crítico en la salud materna, tanto para el mundo, como a la región. Ha logrado avances importantes en disminuir la muerte materna a 32 por 100,000 nacidos vivos en 2016 (Fuente: Secretaría de Salud, 2018), sin embargo esto ha sido acompañado por un aumento dramático en la tasa de cesárea (49%) y evidencia persistente de falta de respeto y
abuso en la atención y servicios. Desde hace tres años, la Fundación MacArthur ha impulsado una iniciativa para fortalecer la partería en México, a la cual este año se unió Luna Maya con un proyecto de “Casas de Parto”.

En agosto del 2017, se creó en México la Red de Casas de Partería (www.casasdepartería.org). Trabajando de la mano de la Asociación Americana de Casas de Parto (AABC), la Red Europea de Centros de Partería (MUNet) y la red global del Buen Parto (Goodbirth Network), la Red buscó definir las casas de partería, crear y aplicar lineamientos de práctica y seguridad, participar en la recolección de datos en la calidad de atención y para generar evidencia sobre el modelo, fomentar la colaboración y educación continua.

El 18 y 19 de enero del presente año, la Red en colaboración con el Comité por la Maternidad Segura en México organizó una reunión de mejores prácticas internacionales en la Ciudad de México donde asistieron 83 personas incluyendo la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la Secretaría de Salud federal, y de ocho estados, académicos, parteras, madres y otras organizaciones de la sociedad civil. El propósito de la reunión fue de lograr acuerdos sobre el papel de las casas de partería en mejorar la salud materna en México.

En la agenda del evento incluyeron a Frances McConville, partera técnica de la OMS que presentó la guía de lineamientos para una experiencia prenatal positiva por primera vez en México. Expertos académicos y clínicos, parteras de la AABC, MUNet y la Red del Buen Parto y El Colegio de la Frontera Sur presentaron resultados y evidencia demostrando que las casas
de partería:
● Mejoran los resultados y protegen a las mujeres de intervenciones médicas incluyendo
cesáreas
● Logran resultados perinatales iguales que recién nacidos que nacen en hospital
● Mejoran la experiencia de la mujer en el parto
● Son costo efectivos y más económicos que la atención hospitalaria

La SSA presentó datos de que hay 266 profesionales actualmente ofreciendo servicios de partería en 16 estados de México. Esto incluye enfermeras obstétricas (98), enfermeras perinatales (89), enfermeras (37), parteras técnicas (25) y pasantes (18). Retos en el futuro incluyen la expansión de servicios de partería a nivel federal, asignación de recursos suficientes, asegurar las competencias del personal de partería, asegurar la integración de las parteras al sistema de salud y promover estos servicios a primer y segundo nivel.

El espíritu de colaboración fue palpable durante la reunión y se lograron acuerdos y consenso
históricos incluyendo:

1. Definición:

Casa de Partería. Dado que la OMS recomienda la continuidad de cuidado en el modelo de partería y las casas de partería (o casas de parto) proveen atención en salud sexual y reproductiva durante el transcurso de la vida, se acordó utilizar el término
casas de partería ya que refleja mejor la continuidad y el modelo ofrecido. Al utilizar el término casa de partería, la definición incluye la posibilidad de atención en salud sexual y reproductiva y asegura que el modelo base sea el de la partería. También plantea la necesidad de regulación centrada en la partería.
“Una casa de partería es un espacio físico que puede proveer salud sexual y reproductiva a mujeres y atención a recién nacidos, utilizando el modelo de partería en un entorno colaborativo que asegura acceso a niveles básicos de atención de emergencias maternas y de recién nacidos, integrado al sistema de salud y a las necesidades de la comunidad”.

2. Regulación:

Las autoridades federales y estatales se comprometieron a trabajar con casas de partería y grupos aliados para proponer regulación estatal para las casas de partería existentes y facilitar su integración al sistema de salud.

3. Colaboración Internacional:

La SSA solicitará apoyo de la OMS, UNFPA e ICM para desarrollar un plan para la integración de la partería a largo plazo. Se reconoció que México es un ejemplo para la región y el mundo.
Esta reunión fue histórica porque involucró a tomadores de decisión de agencias
internacionales y nacionales con funcionarios de salud Mexicanos, parteras y madres
coincidiendo sobre lineamientos y una ruta crítica para la regulación. La integración de las
casas de partería al sistema de salud ayudará a que México logre las Metas de Desarrollo
Sostenible y la expansión de servicios de partería a primer nivel. Las casas de partería podrán
ser centros de educación para que las parteras aprendan el modelo de partería, y permitan la
educación y colaboración interprofesional. Esperamos que los resultados de la reunión se vean
reflejados en acuerdos estatales para reconocer que las casas de partería son una manera
segura, costo-efectiva y respetuosa para la provisión de excelentes servicios de partería para
las mujeres del país.